jueves, 23 de julio de 2015

Tarot, un libro abierto

Para entender como funciona el tarot lo mas importante es saber de que se trata y como esta conformado. Primeramente, un mazo de tarot consta de 78 cartas divididas en dos grandes grupos llamadas arcanos; los arcanos mayores, 22 imágenes arquetípicas. Y los arcanos menores, 56 cartas similares a la baraja española con cuatro palos y cartas de la corte. Su lenguaje es visual, por tanto cada lámina tiene un significado establecido, común y universal.

Entonces como funciona?

Al ser imágenes no es difícil para alguien con una mente creativa, adaptar un significado a la situación o consulta, solo viendo los dibujos, sin embargo para entender su complejidad y sumar datos es necesario formarse como interprete (tarotista).

En cualquier caso, la forma mas simple y directa para explicar como funciona es la siguiente;  se plantea una pregunta y se disponen cartas, que pueden ser elegidas o echadas al azar. En base a las imágenes obtenidas, el tarotista leerá y traducirá la respuesta a un lenguaje que pueda ser entendido por quien consulta.  Basando su respuesta en los antes mencionados significados establecidos, su visión personal y propia experiencia. Siempre en función de la pregunta planteada. 

Simplificamos?
1_ Alguien formula una pregunta.
2_ Se disponen las cartas.
3_ El tarotista o cartomante interpreta una respuesta.

Que pasó con los dones? Lo espíritus y ángeles?
Nada, cuando aprendiste a leer tu lengua materna lo hiciste con ayuda de los espíritus? No, solo aprendiste la codificación y practicaste mucho, esto es exactamente igual. Hay quienes tienen más facilidad, más talento y elocuencia, hay quienes sin previa formación o entendimiento de los significados establecidos pueden entender el lenguaje, porque han creado una codificación personal de las imágenes.  Estas personas se denominan cartomantes.

Que puedo preguntar al tarot?
Básicamente cualquier cosa, sin embargo hay algunos puntos a tener en cuenta, normas básicas de discreción, normas básicas de lógica, normas básicas de ética y la madurez personal a la hora de preguntar. Veamos algunos casos puntuales.

-Preguntar por la vida privada de un tercero, además de caer en la categoría de chismerío de feria, no nos aportará nada a nuestra vida, ni bueno ni malo. Y es algo que se puede saber por otros medios más convencionales.
-Si bien es cierto que el uso terapéutico del tarot se hace cada vez mas accesible y común, también es cierto que el tipo de consulta con respecto a enfermedades, refiere a la raíz emocional de las mismas y no a las razones fisiológicas. Preguntar, si esta embarazada; que es el dolor que tiene en la rodilla, o por que le duele una costilla, son cosas que corresponden a un médico. De ninguna manera un tarotista está preparado para diagnosticar (salvo que sea médico de profesión) una enfermedad y prescribir un tratamiento. En cuanto al embarazo, bueno haga un test!!
-Cuando voy a morir?? Cual es el punto de preguntar eso, el tarotista es un simple mortal que puede equivocarse, y la vida y la muerte así como el futuro no dependen de una sola cosa, acontecimiento o persona.
-Los números del loto, Seamos lógicos, si se pudiera saber eso no seriamos todos los tarotistas ricos? En cuyo caso todos seríamos tarotistas.

Por último; la idea de consultar el tarot, en la mayoría de los casos es aliviar un peso o duda que nos agobia, para que preguntar algo cuya respuesta podría causar mas daño que bien…


Terminaré diciendo que el tarot no es sólo un conjunto de imágenes a interpretar, es también una herramienta que a quien sepa aprovecharla podrá esclarecer muchas cuestiones, facilitar transiciones y aliviar el estrés. Ya sea de manera predictiva, evolutiva o esclarecedora, lo importante es que cuando salgas de la consulta, sea con la sensación de que te llevas mas de lo que trajiste. Bienvenido al bello mundo del tarot, un maravilloso libro abierto.

Lucía del Mar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario